cualquier día

Uno cae en diversas constelaciones de vez en cuando
Ya saben
Algo pasa y cae uno en la miasma
Más deliciosa del universo
Allí donde hay fuentes inagotables de tu deseo
Donde la realidad es pura 
Y simple manifestación de lo que tu espíritu más ama

Es el laberinto
Más lento
Que puede un hombre
Transitar

Así que uno simplemente se dedica a dejarse saciar
Hasta que
Colmado
Llega la paz más triste y verdadera de la realidad:

Sigues vivo y muriendo
Sigues ahí
Haciendo otras cosas
Además de esta hecatombe

¿Por qué no dormir un rato
Hasta que la realidad nos levante bailando?
Felices de saber
Que la felicidad
A veces
No es más que soportar el deseo más intenso
Haciéndose tu amo
Lentamente
Hasta que la muerte llegue tranquila

Uno tiene esperanza entonces
Uno sabe que la vida es soportar el vuelo incesante del espíritu
Hacia las cosas más hermosas
Las más lejanas pléyades amadas
Y no tener más que imágenes del amor sonriendo

Uno tiene que seguir ahí
Haciendo el trabajo de todos los días
La rutina que el sol domesticó para uno
Y de vez en cuando caer
Sin lamentaciones
En diversas constelaciones

Así, nada más, aceptando el devenir
Esa maraña de cosas estúpidas
Esos instantes de constante belleza diminuta

El caos lamiendo de tus dedos la fuerza centrífuga
El polvo acumulándose en los pulmones
Los ácaros haciendo fiesta en tus narices
En una dimensión más alegre

Que tu existencia