Yo hago las imágenes que no veo

¿Quién besa esta palabra que dejo en la nada?
¿Quién reposa sobre el olvido obstinado del universo que no he creado?

Los que sudan
Los agitados de éxtasis desconocido
Que no alcanzan sino a solo ver
Que de sus ojos son nacidos
Hermanos míos perdidos

Basura que ha dejado Dios desperdigada

Que las bacterias herederas digan qué es lo que sigue
Que ellas canten la melcocha de una noche desconocida
Que en su milímetro de saber hagan la felicidad pequeña
Para la nanociencia a que hemos llegado después de los dinosaurios

Así hagamos sobre los días que nos quedan
Digamos los murmullos eviternos de un chisme sobre el fin
Sobre que hemos sido abandonados en las fiestas
Que las trompetas del juicio final sean tocadas por mariachis

Aqui me he tendido a decir todo esto
Carta desconocida en el mar de un planeta delicioso
Estacionado en la negligencia de los químicos dogmáticos
Cansados de escarbar en los hidrógenos de las neuronas que les quedan
Padre mío constelado de mi soledad
De mi canto de grillo mojado de los labios de tu lluvia